manipuladores de alimentos

Manipuladores de alimentos: ¿Qué EPIs deben usarse en la industria alimentaria?

Publicado por

Las enfermedades transmitidas por los alimentos representan un problema de sanidad que afecta a las personas a diario. La contaminación de los alimentos puede darse durante cualquier etapa de la cadena alimentaria. Por eso, es fundamental cuidar, vigilar y controlar las medidas de higiene en todos los procesos, desde la recolección de la materia prima hasta que el producto llega a las manos del consumidor. 

La vigilancia de la manipulación de alimentos en todas sus etapas contribuye a reducir la aparición de diagnósticos relacionados con ETAs. De ahí, la importancia de conocer las guías de buenas prácticas y la constante capacitación que deben recibir los manipuladores de alimentos.

Desde Más Protección Laboral, sostenemos que el cumplimiento de las normativas de sanidad e higiene es primordial para proteger tanto la salud de los trabajadores como de los consumidores. Por eso, en este artículo, te contamos cuál es el rol de los manipuladores de alimentos y qué tipo de elementos de protección personal (EPIs) deben usar para minimizar problemas en la industria alimentaria. ¡Sigue leyendo para aprender más!

¿Qué es un manipulador de alimentos?

Los manipuladores de alimentos son los individuos que manipulan directa o indirectamente, con las manos, utensilios o maquinarias los alimentos para posterior consumo humano o animal. El contacto con los productos alimenticios es realmente delicado por su incidencia en asuntos de salud pública. Por eso, los manipuladores de alimentos deben recibir formación constante y supervisión permanente. A través de estas estrategias, se busca el estricto cumplimiento de las normas de higiene que regulan a la industria alimentaria, así como el desarrollo de nuevos hábitos y modos de trabajar que tiendan a minimizar el impacto de este tipo de empleos. 

Para concretar sus tareas, los manipuladores de alimentos utilizan una serie de equipos y utensilios que facilitan la manipulación, la transformación y el envasado de los alimentos. Los elementos usados y las superficies donde se llevan a cabo estas actividades deben ser higienizadas según las normativas vigentes. Pero eso no es todo.

Cada uno de los individuos que hace parte de la cadena de manipulación de alimentos debe llevar los EPIs correspondientes para así disminuir los riesgos laborales que pueden afectar la salud del trabajador y del consumidor final. Vale mencionar que la indumentaria, el calzado y los accesorios de seguridad para la industria alimenticia varían según el sector o la tarea a realizar. Por eso, un operario de una planta que fabrica productos alimenticios llevará un equipamiento diferente al utilizado por una cocinera profesional de un restaurante, si bien ambos individuos son considerados manipuladores de alimentos. 

¿Qué tareas realizan los manipuladores de alimentos?

La manipulación de alimentos implica diferentes actividades relacionadas con los alimentos desde que son materias primas hasta llegar al producto final, listo para ser entregado al consumidor. En todo este camino, las personas trabajadoras de la industria alimentaria y de otros sectores vinculados, como la logística, la agricultura y la ganadería, realizan una serie de tareas donde existe el contacto directo o indirecto con los alimentos.

Estas son las actividades laborales principales donde las medidas de higiene cobran una importancia trascendental. 

  • Recepción de materias primas

Este es uno de los primeros pasos de la cadena en la industria alimentaria. El control de la documentación, la verificación del origen y la autentificación de los proveedores son factores indispensables en el área administrativa para minimizar los riesgos. Los manipuladores de alimentos deberán poner atención a las características de las materias primas, el buen estado del envasado y los posibles signos de descongelación en el caso de productos congelados, que podrían indicar la interrupción de la cadena de frío. 

  • Conservación o almacenamiento

Durante este período, deben respetarse las temperaturas mínimas y máximas indicadas para el mantenimiento del buen estado de cada alimento. Ya que el almacenamiento puede ser refrigerado, no refrigerado y congelado. Por otro lado, el almacenamiento de productos alimenticios no debe mezclarse con productos de diversa índole. Si se trata de alimentos con olores fuertes, entonces deben aislarse para evitar la contaminación de otros productos. Para evitar problemas, deberá controlarse periódicamente el correcto estado de los alimentos.

  • Envasado

Los envases son la barrera protectora que asegura el estado, la conservación y el transporte de la mercancía para que no pierda calidad ni se contamine antes de llegar a las manos del consumidor. Para obtener buenos resultados, los materiales de los envases deben ser de uso alimentario y aprobar el registro sanitario. El proceso de envasado debe controlarse para evitar que agentes patológicos contaminen el alimento.

  • Etiquetado

Las etiquetas de los alimentos y productos alimenticios deben incluir información obligatoria. Entre los datos más importantes, se destacan los ingredientes, la denominación de venta del producto, el grado alcohólico en el caso de ciertas bebidas, la fecha de caducidad, el lote y los datos del fabricante, envasador o vendedor. En algunos casos, conjuntamente deberá mencionarse el tipo de conservación, el modo de empleo y el lugar de origen o procedencia, sobre todo cuando se trate de productos con denominación de origen.

  • Distribución

Cada producto debe ser transportado en vehículos que contribuyan a preservar el estado de los alimentos de un punto A a otro B. Por eso, existen transportes con diferentes características. Estos pueden ser vehículos isotermos, refrigerantes, frigoríficos o caloríficos, según los requisitos de cada producto. 

  • Venta

Los productos a la venta deben exponerse en muebles higienizados que cumplan con las indicaciones de los fabricantes. No es aconsejable mezclar alimentos de diferentes naturalezas, sobre todo en el caso de los pescados, los huevos, los productos cárnicos y los lácteos.

Enfermedades transmitidas por alimentos, una amenaza para la industria alimentaria

La correcta manipulación de los alimentos durante cada una de las actividades laborales mencionadas tiene por objetivo prevenir la contaminación de los alimentos. La presencia de microorganismos, toxinas, sustancias extrañas o contaminantes químicos en los productos alimenticios implica un riesgo para la salud de los consumidores y los manipuladores de alimentos, así como una amenaza para la prosperidad y credibilidad de la industria alimentaria.

El problema es que la contaminación de estos productos da lugar al desarrollo de las enfermedades de transmisión alimentaria (ETAs). Las ETAs son intoxicaciones o infecciones que ingresan en el organismo a través de los alimentos. 

El consumo de alimentos contaminados puede derivar en una infección, cuando el alimento está contaminado con bacterias, larvas o huevos de parásitos. Por el contrario, las intoxicaciones se producen por la ingesta de alimentos contaminados con productos químicos o toxinas, ya presentes en los alimentos o generadas por microorganismos. 

Afortunadamente, muchas de las enfermedades transmitidas por los alimentos tienen cura. Por eso, es fundamental conocer los síntomas que producen. En este sentido, el dolor de estómago, la diarrea y los vómitos son los más frecuentes. 

La prevención es la clave para evitar la aparición de síntomas y la transmisión de ETAs. El cumplimiento de las normativas de salud y seguridad en el trabajo, la separación de alimentos crudos de aquellos cocidos y la utilización de EPIs para manipuladores de alimentos son tres puntos fundamentales en la prevención. 

¿Qué EPIs debe proveer una empresa alimentaria a sus trabajadores?

La manipulación de alimentos comporta una responsabilidad social enorme porque se trata de garantizar la salud pública. Por eso, la capacitación del personal y el respeto por las medidas de higiene son indispensables en la industria alimentaria

Los manipuladores de alimentos deben limpiar los utensilios y el espacio de trabajo, proteger las posibles heridas y evitar la contaminación cruzada de alimentos, entre otras obligaciones. Pero, para realizar todas estas tareas, el trabajador debe contar con los EPIs correspondientes. 

Descubre qué EPI manipuladores de alimentos no pueden faltar para proveer al personal un equipamiento completo y correcto. ¡Protege a tu plantilla con lo mejor de lo mejor!

Mascarilla industria alimentaria

La mascarilla para uso en la industria alimentaria es un elemento de seguridad prioritario, que previene la contaminación de alimentos de las enfermedades transmitidas por las vías respiratorias.

Gorro para la industria alimentaria

El gorro con visera para alimentación es un accesorio indispensable para evitar la contaminación de alimentos con sustancias y objetos peligrosos como un cabello. 

Guantes para manipulador de alimentos

Los guantes desechables son indispensables para garantizar una manipulación de alimentos higiénica. Se aconseja el uso de guantes de nitrilo o látex.

Calzado de seguridad industria alimentaria

El calzado de seguridad blanco es uno de los EPIs más utilizados en la industria alimentaria. Según las condiciones del ambiente de trabajo, el manipulador de alimentos puede elegir diversos modelos de calzado seguridad alimentación. Las botas de seguridad blancas suelen ser elegidas por los trabajadores de frigoríficos, los operarios de planta y los empleados de la industria cárnica. Mientras que los zuecos de seguridad suelen ser los favoritos de los cocineros y los ayudantes de cocina.

Ropa manipulador de alimentos

La indumentaria para los manipuladores de alimentos suele ser de color blanco. Las prendas de uso obligatorio según la actividad son los pantalones, los delantales, las cazadoras de ambientes fríos, el chaleco acolchado y las batas para la industria alimentaria.

¿Dónde comprar los mejores EPIs manipuladores de alimentos?

Elegir equipos de protección individual de excelente calidad es una estrategia empresarial que apunta a mejorar el bienestar de los trabajadores. Pero, además, en el caso de la industria alimentaria, la adquisición de EPIs resistentes y confiables también ayuda a reducir la aparición de enfermedades transmitidas por los alimentos.

En resumidas cuentas, los EPIs son indispensables en la industria alimentaria ya que aumentan la calidad de la jornada laboral, incrementan la productividad de los operarios y minimizan los errores de los manipuladores de alimentos que pueden afectar tanto su salud como la del consumidor final. 

Más Protección Laboral es la tienda online ideal para comprar EPIs manipuladores de alimentos. Contamos con la mejor ropa de trabajo, calzado seguridad gama alta y accesorios necesarios para evitar la difusión y la transmisión de ETAs. ¡Equipa a tu plantilla con productos increíbles en Más Protección Laboral!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *