norma para calzado de seguridad

Norma para Calzado de Seguridad

Publicado por

Calzado de seguridad normativa: ¿Por qué son tan importantes estas regulaciones?

Las normas para calzado de seguridad establecen las características, los requisitos mínimos y los métodos de ensayo para cada tipo de calzado, sea o no un equipo de protección individual (EPI). Su propósito es regular el diseño, la fabricación y la utilización de estos equipamientos para que cada calzado alcance estándares de seguridad mínimos. A través de las exigencias mencionadas en la norma, los organismos que las redactan y velan por su cumplimiento buscan asegurar la calidad de los productos y la protección de las personas trabajadoras en el ámbito laboral.

Tomar conocimiento de las normativas nacionales, europeas e internacionales es responsabilidad de los empresarios y fabricantes, pero también de la plantilla. Ya que es fundamental que los usuarios sigan las indicaciones de los manuales de uso para garantizar la efectividad de estos productos. 

Desde Más Protección Laboral, te contamos cuáles son las principales normas de seguridad en calzado para que puedas cumplir con ellas. Así evitarás sanciones y protegerás a tu equipo de trabajo de los riesgos laborales. 

¿Qué sucede con la normativa calzado de seguridad España?

En territorio español, el Instituto Nacional de Salud y Seguridad en el Trabajo (INSST) es el encargado del estudio y la difusión sobre prevención de riesgos laborales, accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Mientras que la vigilancia y el control del cumplimiento de la normativa de calzado de seguridad es responsabilidad de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Según lo establecido en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, el INSST cumple el rol de asesor en la elaboración de la normativa legal. Sin embargo, las normativas calzado de seguridad vigentes en España son las mismas que en el resto de la comunidad europea en la actualidad. 

Frente a la gran variedad de normas vigentes, la Unión Europea impulsó la unificación de los instrumentos de la política industrial, así como aquellos de libre competencia y libre circulación de mercancías y productos. ¿Cuál era el propósito de estos cambios? La decisión tuvo por objetivo armonizar tanto las reglamentaciones como los instrumentos de control desde una perspectiva comunitaria.

Por eso, el 26 de mayo del 2020, el Real Decreto 1407/1992, que regulaba las condiciones para la comercialización y libre circulación intracomunitaria de los EPIs, fue derogado por el Real Decreto 542/2020. Es importante mencionar que el nuevo decreto no dejó sin efecto los plazos transitorios incluidos en el artículo 47 del Reglamento (UE) 2016/425 del Parlamento Europeo y del Consejo, del 9 de marzo de 2016, relativo a los EPIs.

La entrada en vigencia de los reglamentos europeos nuevos exigía la derogación de algunas disposiciones nacionales previas, como aquellas relativas a las instalaciones de transporte por cable o sobre los aparatos que queman combustibles gaseosos.

En resumen, desde el 1 de julio de 2020, la regulación de la actividad industrial en España está sujeta a la regulación de la Unión Europea y a la constitución del Mercado Interior. 

Por eso, en el momento de fabricar o comprar EPIs, es muy importante poner el foco en el cumplimiento de las normativas europeas sobre calzado de seguridad, calzado de protección y calzado de trabajo.

Todo sobre la norma europea calzado de seguridad

En este apartado, te explicaremos de qué van algunas de las normas europeas sobre el calzado de seguridad más importantes. Ten en cuenta que una de las normas más mencionadas es la ISO 20345 para calzado de seguridad con puntera resistente a choques a un nivel de energía equivalente a 200 J y marcado con la letra S, que ya describiremos más adelante.

Por su parte, el calzado de protección está regulado por la norma ISO 20346. La punta de protección de este producto soporta impactos con 100 J de energía y una compresión de 10 KN. Está marcado con la letra P, que viene de la palabra inglesa “protective”. 

La norma ISO 20347 establece las exigencias fundamentales para el calzado de trabajo de uso profesional que no está expuesto a ningún riesgo mecánico. A diferencia del calzado de seguridad o del ocupacional, este no dispone de puntera de protección por lo que no protege los pies en caso de choques o aplastamiento. Según esta normativa, los zapatos de trabajo o profesionales pueden ser llamados “calzado ocupacional”. Por eso, se usa la letra O para el marcado de estos productos.

Por otra parte, la norma ISO 20344 es una de las tantas regulaciones que indican los métodos de ensayo para pruebas puntuales. Esta normativa enumera los métodos de ensayo para el calzado diseñado como EPI. De ella, se desprende la norma ISO 13287 que explica el método de ensayo para la determinación de la resistencia al deslizamiento de cada tipo de calzado con suela convencional. También surge la norma ISO 12566 para protectores de pies y piernas, donde se detallan los requisitos y métodos de ensayo para topes y plantas resistentes a la perforación. 

¿Qué es la EN ISO 20345?

La EN ISO 20345 es una norma de calzado de seguridad industrial que tiene por objetivo proteger a las personas trabajadores de los riesgos a los que se ven expuestos durante la jornada laboral. La normativa menciona los requisitos mínimos para el calzado de seguridad reconocido como equipo de protección individual. 

Los productos que cumplen con la regulación EN ISO 20345 Calzado de seguridad para uso profesional se clasifican en dos clases- según el tipo de material- y seis categorías- según las propiedades del producto. 

La clase I abarca el calzado de piel con empeine de cuero y otros materiales, salvo el calzado totalmente de caucho o de polímero. Además del marcado de conformidad CE, los zapatos de clase I deben presentar un símbolo según sus características específicas.

A continuación te explicaremos qué significa cada marcación.

  • SB – Requisitos básicos: calzado de seguridad con puntera resistente a un impacto de 200 J.
  • S1 – SB + zona del talón cerrada y con capacidad de absorción de energía del talón, propiedades antiestáticas y resistencia a hidrocarburos. 
  • S2 – S1 + Penetración y absorción de agua.
  • S3 – S2 + Resistencia a la penetración y plantas con crampones.

La clase II comprende el calzado totalmente de caucho, es decir, vulcanizado o completamente polimérico. En este caso, las categorías de marcado son las siguientes: 

  • S4 – SB + Zona del talón cerrada y con capacidad de absorción de energía del talón, propiedades antiestáticas y resistencia a hidrocarburos. 
  • S5 – S4 + Plantilla con resistencia a la perforación y suela de tacos.

Vale mencionar que cada una de las propiedades cuenta con su símbolo propio. Además, encontrarás las siglas SRA, SRB y SRC que corresponden a la resistencia de la suela al deslizamiento según el tipo de suelo y la solución lubricante. 

Es por eso que la elección del calzado dependerá de las tareas a realizar por los usuarios y los riesgos presentes en el espacio de trabajo. Evalúa las condiciones del ambiente y el rol de cada trabajador o trabajadora para determinar los requisitos esenciales. ¡Protege a tu plantilla con el calzado correcto para garantizar su confort y seguridad!

Toma nota de las recomendaciones de la norma UNE calzado de seguridad

La Asociación Española de Normalización es un organismo nacional designado por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. Representa a organismos internacionales como la Organización Internacional de Normalización y la Comisión Electrotécnica Internacional, y a los entes europeos como el Comité Europeo de Normalización y el Comité Europeo de Normalización Electrotécnica.

La UNE desarrolla y difunde las normas para calzado de seguridad industrial que establecen el uso de estándares comunitarios. Así delimitan el diseño, los requisitos, los métodos de ensayo y la fabricación de productos, así como su aplicación y mantenimiento.

Entre las regulaciones, existen especificaciones para diferentes sectores productivos según los riesgos a los que se encuentran expuestas las personas trabajadoras. Por mencionar un ejemplo, la norma calzado de seguridad para electricistas indica los requisitos de producción y la conservación correcta del calzado con aislamiento eléctrico.

Encuentra la norma de calzado de seguridad para uso profesional que buscas. Aquí aparecen algunas normativas más específicas:

  • EN ISO 20349 – Equipo de protección personal. Calzado de protección frente a riesgos térmicos y salpicaduras de metal fundido como los que se encuentran en fundiciones y soldadura. Requisitos y métodos de ensayo.
  • EN ISO 15090 – Calzado para bomberos.
  • EN ISO 50321 – Calzado con aislamiento eléctrico o calzado aislante de baja tensión.
  • EN ISO 17249 – Calzado de seguridad resistente al corte por sierra de cadena.
  • EN 13832 – Calzado protector frente a productos químicos. Parte 2: Requisitos para el contacto limitado con productos químicos.

¿Ya conoces las exigencias de la normativa para tu sector? ¡Equipa a tu plantilla con la protección adecuada! 

En Más Protección Laboral, contamos con calzado de seguridad cómodo, transpirable y específico para garantizar la higiene y seguridad de los usuarios. Navega por nuestra tienda y encuentra las mejores zapatillas, botas o zapatos industriales. 

¿Tienes alguna duda o consulta? ¡Contacta con nosotros ahora!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.